¿Necesitas un experto?

phone icon+34 911847819
divider






Diego Scotta


Nuestro gran desafío: recuperar la mejor versión de cada uno de nosotr@s.

El gran desafío al que nos enfrentamos, individual y colectivamente, en las sociedades de nuestros días (por ende en las empresas y organizaciones) es sencillo de comprender:

El retorno a la Sensibilidad, la recuperación de la Humanidad que nos pertenece, y que, en cierta medida, hemos perdido.

El mundo actual y lo que en él se manifiesta, nos muestran continua y fehacientemente, como un espejo casi perfecto, que es necesario mejorar la condición de los actores que construimos a diario este espacio vital al que llamamos mundo. “El mundo” no es ni más ni menos que tu área cotidiana de influencia; la calidad con que te relacionas con las personas que frecuentas.

El factor Humano es el verdadero punto de fuerza de todo emprendimiento, cualquiera este sea; ya sea basado en relaciones personales, sociales o laborales. Es la base a partir de la cual se podrá desarrollar un recorrido de excelencia dirigido al éxito; tanto a nivel de productividad material, como a nivel de satisfacción personal del grupo humano implicado.

Solo la recuperación de nuestra “Mejor Versión” o sea la asunción de la responsabilidad absoluta sobre nuestros pensamientos, sentimientos y acciones (y su consciente orientación) podrá guiarnos hacia la búsqueda del Bien Común, otorgándonos la capacidad de crear relaciones, familias, empresas y sociedades sostenibles, equilibradas y pacíficas.

Este es nuestro gran desafío, por eso también nuestra gran oportunidad.

 

Bio

Soy un curioso. Un inquieto. Siempre lo fui. La curiosidad ha sido un motor en mí vida; siempre quise conocer más, saber más, aprender más. Esta curiosidad me llevó a meter la nariz en muchas cosas, a explorar en diferentes disciplinas, en diferentes ámbitos de la vida, en diferentes culturas. Algunas situaciones familiares excepcionales me marcaron desde pequeño, poniéndome en fuertes compromisos. Aprendí mucho y obviamente pagué un precio por todo ello.

Viajé durante un buen período de tiempo, por diferentes geografías, buscando quién sabe qué, siempre solo, de manera bastante silvestre, buscándome la vida. Trabajé en muchísimas cosas diversas y variopintas. Tuve experiencias de todo tipo, algunas confesables y otras no tanto; pero siempre enriquecedoras. Estudié un poco de varias cosas: Dibujo y Pintura, Derecho, Periodismo. Con un poco más de seriedad me dediqué a estudiar música durante siete años, y en 1997 llegue al teatro; donde fui alumno, actor, profesor y director. Poco a poco me fui dando cuenta que la curiosidad externa comenzaba a girar su foco de atención hacia dentro, hacia mí mismo.

Llegué a Madrid en 1999, con la ilusión de ser actor, profesión en la que trabajé durante diez años. La curiosidad, (siempre la curiosidad!) me fue llevando por otros caminos. Conocí a mi mentor en el año 2007, quien me ha entrenado desde entonces y sigue haciéndolo hoy, con su amor único. Me formé en coaching, hice un master, me gradué en pedagogía. Encontré a mi compañera de vida y juntos hicimos a Mateo. Soy feliz. La curiosidad sigue muy viva en mí, y la pregunta es siempre más intensa, a la vez que más fina: ¿Cuánto me queda aún por descubrir en mí?